Tradiciones y costumbres de Rumanía

¿Qué tradiciones y costumbres hay en Rumanía?

Para conocer las costumbres y tradiciones de Rumanía.

tradiciones y costumbres de rumania

Gastronomía

La alimentación en la vida diaria

El desayuno suele ser una pequeña comida de pan con mantequilla, mermelada y té. La mayor parte de la comida se come a primera hora de la tarde. El mititei, salchicha a la parrilla sazonada con ajo, es un aperitivo común.

Borsch, sopa de col con salvado, o ciorba, una sopa de cordero, champiñones y otras carnes y verduras, a menudo se sirve como primer plato. Los platos principales suelen ser a base de carne, como la tocana, un guiso de cerdo condimentado con ajo y cebolla.

Otros platos populares incluyen sarmale, hojas de col rellenas de arroz y carne, y mamaglia, un plato de harina de maíz que a menudo se sirve con huevos escalfados. Las verduras se sirven como guarnición. Entre los postres típicos se encuentran el placinte, una especie de pastel, y la baclava, una masa hecha de nueces y miel.

Los vinos locales producidos en Moldavia y a lo largo de la costa del Mar Negro son ampliamente consumidos. También es popular el Tuica, un fuerte aguardiente de ciruelas, así como la cerveza y los refrescos.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales

Los banquetes de boda incluyen barriles de vino y tuica y una enorme barra redonda de pan compartida por los novios. La fiesta anual de las ovejas, Simbra Oilor, una fiesta tradicional que marca el traslado de los rebaños a los pastos altos, se celebra con una gran comida comunitaria de queso, platos de carne y tuica.

Matrimonio

Tradicionalmente, los matrimonios eran arreglados por los padres de la pareja a través de un casamentero. Se esperaba que la familia de la novia contribuyera con una dote que normalmente consistía en lino y bordados.

Las bodas rurales tradicionales eran grandes festividades a las que se invitaba a todo el pueblo. La ceremonia incluyó no sólo a la pareja y sus padres, sino también a los abuelos, padrinos, casamenteros, asistentes, oradores, cocineros y muchas otras personas.

Hoy en día es costumbre que los jóvenes elijan a sus propios esposos, pero se conservan algunos elementos de la ceremonia tradicional. El cabello de la novia está trenzado en un estilo elaborado, y se pone una corona de flores, joyas y cintas. El novio lleva un chaleco de cuero blanco y un sombrero decorado con plumas, flores y hojas.

El padrino afeita la barba del novio para simbolizar su salida de su estilo de vida anterior. En la ceremonia, tanto la novia como el novio piden a sus padres que les perdonen por haber dejado a la familia.

En su esfuerzo por socavar la religión, los comunistas hicieron de las ceremonias civiles un requisito legal y desalentaron las bodas eclesiásticas. También otorgan a las mujeres mayores derechos en el matrimonio, incluido el control igualitario de los hijos y de la propiedad.

Cuando se liberalizaron las leyes de divorcio, las tasas de divorcio se dispararon. Para frenar esta tendencia, en la década de 1960 se impusieron leyes más estrictas, y las tasas de divorcio disminuyeron un poco, pero siguen siendo altas.

Etiqueta

Los rumanos son conocidos por su hospitalidad y generosidad. Los huéspedes siempre son alimentados. Los hombres manifiestan su respeto por las mujeres con la punta del sombrero, un beso en la mano o de pie para ofrecerles un asiento. También es costumbre que los jóvenes se rindan ante sus mayores.

Religión

Creencias religiosas

El setenta por ciento de la población es rumana ortodoxa, el seis por ciento es católica romana (de la cual el tres por ciento es uniata), el seis por ciento es protestante y el dieciocho por ciento no profesa ninguna afiliación religiosa. Bajo el comunismo, la religión fue reprimida; las iglesias fueron destruidas y el clero arrestado.

El gobierno restringió la práctica religiosa, pero no la prohibió. La Iglesia Ortodoxa Rumana en su conjunto no se opuso al gobierno, y en muchos casos los sacerdotes fueron utilizados como herramientas de la administración.

La ortodoxia rumana remonta su historia al Gran Cisma entre el cristianismo oriental y occidental de 1054. La Iglesia Ortodoxa Oriental, de la cual la Iglesia Ortodoxa Rumana es una de sus ramas, ha desarrollado un sesgo más místico que el catolicismo romano.

Los iconos -imágenes que representan a Cristo, ángeles, santos y otras figuras santas- ocupan un lugar importante en la práctica ortodoxa. Se consideran una conexión entre los reinos terrenal y espiritual; se cree que el santo está encarnado en los materiales físicos del icono.

Profesionales religiosos

La figura más alta en la religión ortodoxa oriental es el Patriarca de Constantinopla. No se le considera infalible. Muchos sacerdotes rumanos perdieron la confianza de sus feligreses al trabajar con la policía secreta durante el régimen comunista.

Algunos se resistieron, como Laszlo Tokes, cuya oposición a la intimidación del gobierno condujo a actos populares de rebelión que finalmente condujeron a la expulsión de Ceaucescu.

Rituales y lugares sagrados

Las iglesias ortodoxas rumanas siguen un patrón específico en la colocación de iconos. En la puerta suele haber representaciones a tamaño natural de los arcángeles Gabriel y Miguel, sobre los cuales hay varias filas de otros iconos, entre ellos santos, mártires y apóstoles. En el interior de la iglesia hay un muro llamado iconostasio donde se muestran las imágenes.

El día de la fiesta de un santo, ese icono se coloca en el altar para que los adoradores se besen. Es costumbre que una familia también tenga un icono en la casa. Al entrar en una casa, los huéspedes se cruzan y se inclinan ante el icono antes de saludar a los anfitriones.

La Eucaristía, o Sagrada Comunión, es el ritual central en los servicios ortodoxos. Durante los servicios de los domingos por la mañana, se encienden cientos de velas y el olor a incienso llena la iglesia. Los adoradores no se sientan ni se arrodillan, sino que se paran erguidos.

La Pascua es el día festivo más importante del calendario ortodoxo oriental. Su observación comienza el Domingo de Ramos, cuando las hojas de palma o los sauces de coño son traídos a casa desde la iglesia. A esto le sigue el período de cuarenta días de expiación de Cuaresma, que termina el Viernes Santo. El domingo de Pascua, tres días después, se celebra con huevos elaborados, fiestas y una misa de medianoche.

Las celebraciones navideñas comienzan el 6 de diciembre (día de San Nicolás), con fiestas familiares. La noche antes de Navidad, los jóvenes se disfrazan y cantan colinde, canciones tradicionales que expresan la esperanza de la buena suerte.

La muerte y el más allá

La creencia en los vampiros popularizada a finales del siglo XIX por la historia de Drácula tiene una larga historia en la cultura popular y todavía se sigue en las comunidades rurales más tradicionales. Se cree que a veces el alma no abandona el cuerpo después de la muerte, en cuyo caso el cadáver no se pudre, sino que acecha la aldea del difunto y puede reclamar a las víctimas con un toque o incluso con una mirada.

Se cree que el ajo ayuda a mantener alejados a los vampiros, al igual que las ofrendas de comida hechas el día de San Jorge (23 de abril) y el día de San Andrés (29 de noviembre). La costumbre de cubrir espejos en el hogar del difunto tiene su origen en el vampirismo y en el temor de que el espíritu del difunto vea su reflejo y no pueda salir.

Celebraciones seculares

El día de Año Nuevo se celebra los días 1 y 2 de enero. En Moldavia, el año nuevo es traído por una procesión de personas vestidas como cabras. En una tradición rural llamada plugusorul, un arado está decorado con hojas verdes y se tira de él por todo el pueblo.

El Día del Trabajo se celebra los días 1 y 2 de mayo, el Día de la Independencia los días 23 y 24 de agosto y el Día Nacional de Rumania el 1 de diciembre.

Diferentes regiones tienen tradiciones de festivales de primavera y verano, incluyendo el desfile del Juni en la ciudad de Brasov, que se celebra con desfiles, y el sinzienele, que se observa en todo el país cerca de la época del solsticio de verano.

Las artes y las humanidades

Soporte para las artes

Bajo el comunismo, el gobierno obligó a los artistas a afiliarse a sindicatos, que los apoyaban pero censuraban su trabajo. Hoy en día hay menos apoyo estatal para los artistas pero más libertad creativa.

Literatura

La literatura nacional tiene sus raíces en las primeras baladas y en el folclore. La forma de balada, que fue la más popular entre los siglos XVI y XIX, a menudo incluía cuentos pastorales cantados con el acompañamiento de un laúd o una cítara. El cuento popular más conocido es el de Drácula, que se hizo famoso por autores extranjeros.

Ion Creanga, un escritor del siglo XIX, era famoso por su uso de técnicas tradicionales de narración de cuentos en ficción y memorias. Los escritores más contemporáneos son conocidos por mezclar la política, la historia y la literatura.

A finales del siglo XIX, el poeta moldavo Mihai Eminescu celebró la historia y la cultura del país. En ese período, Ion Luca Caragiale escribió obras de teatro cómico que trataban temas políticos.

Los escritores rumanos han hecho contribuciones considerables en el extranjero. Tristán Tzara, que partió hacia Francia durante la Primera Guerra Mundial, fue uno de los fundadores del movimiento dadaísta. Eugenio Ionesco (1912-1994), otro expatriado que vivió en Francia y escribió en francés, compuso los famosos dramas absurdos El Rinoceronte y La Soprano Calva.

Artes gráficas

Las formas de arte tradicionales incluyen alfombras de lana tejidas, cerámica y tallado en madera. En la región noroeste de Maramures se conserva más arte popular que en ningún otro lugar del país. Los portales, puertas y ventanas están tallados con diseños elaborados. Los trajes tradicionales también son obras de arte, a menudo con bordados elaborados y un adorno de pequeñas cuentas de cristal.

En el siglo XIX, después de estudiar en Europa Occidental, varios pintores se hicieron famosos, entre ellos Nicolae Grigorescu, conocido por sus paisajes y sus representaciones de la vida rural, y el retratista Theodor Aman.

El realismo social dominó en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial cuando el gobierno comunista obligó a los artistas a producir obras que glorificaban a los trabajadores industriales y a los líderes políticos.

El artista moderno más famoso fue Constantin Brancusi (1876-1957), un escultor que hizo su hogar en Francia. Trabajó en madera y metal, creando representaciones abstractas de la gente y la naturaleza. Al final de su carrera, fue invitado a crear varias esculturas para exponerlas en Tirgu-Jiu, su pueblo natal. Sus obras The Kissing Gate y Table of Silence están en un parque público allí.

Artes escénicas

La música folclórica rumana es a menudo lúgubre, como la doina del noroeste. Los instrumentos comunes incluyen nai (zampoñas), tembal (dulcimer), bacium (un instrumento de viento de madera largo), gorduna (contrabajo pequeño) y violines. Muchos músicos folclóricos son romaníes.

El baile nacional es la hora, un baile de círculo que se realiza en ocasiones festivas. Diferentes regiones tienen danzas únicas interpretadas en parejas y grupos.

Varios rumanos se han destacado en la música clásica, entre ellos el pianista y director de orquesta Dinu Lipatt y Georges Enesco, violinista y compositor cuya obra ha sido influenciada por las canciones folclóricas tradicionales.

Compañías teatrales de Bucarest y de otras ciudades realizan producciones teatrales de obras clásicas rumanas, así como obras contemporáneas de dramaturgos nacionales y extranjeros.

A principios del siglo XX, Bucarest se convirtió en uno de los centros de la cinematografía de Europa del Este. En 1957, Ion Popescu-Gopo ganó un premio en el Festival de Cannes por una película alegórica de animación llamada Breve historia.

Los cineastas rumanos abordaron el entorno político represivo de los años setenta en “películas de iceberg”, en las que disfrazaron declaraciones sociales y políticas en historias aparentemente inocentes.

Comparte las costumbres y tradiciones de Rumanía. 🇷🇴