Tradiciones y costumbres de Marruecos

¿Qué tradiciones y costumbres hay en Marruecos?

Investigamos cuĂĄles son las costumbres y tradiciones de Marruecos.

tradiciones y costumbres de marruecos

GastronomĂ­a

La alimentaciĂłn en la vida diaria

Dos de los alimentos mĂĄs bĂĄsicos de la vida cotidiana marroquĂ­ son el cuscĂșs y la sopa harira. El cuscĂșs, un plato hecho con granos de sĂ©mola granulados, generalmente estĂĄ cubierto con carne de cordero, ternera o res y una variedad de vegetales como tomates, nabos y pimientos. Es consumido por todos los sectores de la sociedad, y puede ser referido como el plato nacional.

La sopa nacional, la harira, es una pasta espesa que viene en muchas variedades, aunque se hace clĂĄsicamente con agua, caldo, carne de res o de cordero, cebollas, azafrĂĄn, nueces y sal.

Los higos y los dåtiles se encuentran entre las frutas mås comunes que se consumen a diario. El desayuno en Marruecos puede consistir en pan servido con aceite de oliva o mantequilla, y café o té de menta.

Las escuelas y los negocios cierran al mediodĂ­a todos los dĂ­as durante dos o tres horas para una comida de mediodĂ­a. Un plato tradicional que se puede servir durante este tiempo es el tajine, un guiso al vapor hecho de carne y verduras en un caldo picante.

Una cena ligera de sopa de harira y pan se come comĂșnmente por la noche. Los pasteles y postres de frutas y mazapĂĄn, una pasta de almendras dulces, se venden en pastelerĂ­as y en las calles.

Los alimentos importados que no forman parte de la dieta tradicional marroquĂ­ estĂĄn disponibles en las principales ciudades en mercados callejeros al estilo francĂ©s. SegĂșn lo dicta la ley islĂĄmica, los musulmanes no toman bebidas alcohĂłlicas.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales

Los marroquíes son famosos por su hospitalidad y sirven con orgullo a sus huéspedes tanta comida como pueden permitirse. Se considera vergonzoso permitir que los huéspedes dejen una comida insatisfecha.

Un plato especial comĂșnmente preparado para ocasiones ceremoniales es la pastilla, una masa de capas rellena de paloma, huevos y nueces, cubierta con canela y azĂșcar. Otro plato especial es el mechoui, un cordero o ternera asada entera, normalmente rellena con cuscĂșs u otros rellenos.

En los hogares marroquĂ­es, las familias y sus invitados comen en un tazĂłn comunal, generalmente sin utensilios, mientras estĂĄn sentados en el suelo. Los hĂĄbitos alimentarios marroquĂ­es se interrumpen durante los treinta dĂ­as del RamadĂĄn, cuando todos los musulmanes del paĂ­s deben ayunar desde el amanecer hasta el anochecer.

Los marroquĂ­es que son vistos comiendo o bebiendo durante las horas del dĂ­a en el RamadĂĄn pueden ser arrestados. Durante este tiempo, todas las casas preparan sopa de harira para ser consumida como primera comida cuando el sol se pone. A altas horas de la noche, se sirve una comida principal con varios platos.

Matrimonio

Los padres siguen teniendo una influencia considerable en la elecciĂłn del cĂłnyuge de sus hijos, aunque en algunas familias menos tradicionales esta prĂĄctica estĂĄ cambiando.

Una vez que una persona con los antecedentes econĂłmicos y familiares apropiados ha sido acordada, el novio ofrece un precio de novia a la familia de la futura novia. A cambio, la familia de la novia negocia una dote con la familia del novio y les asegura que su virginidad estĂĄ intacta.

Las bodas se celebran durante los meses de verano, y suelen durar dos o tres dĂ­as, dependiendo de las circunstancias econĂłmicas. En las bodas tradicionales, la novia es llevada al novio sobre una mesa, decorada con manos y pies manchados de henna.

La ley islĂĄmica dicta que las mujeres musulmanas deben casarse con hombres musulmanes; sin embargo, es aceptable que un hombre musulmĂĄn acepte a una mujer no musulmana como esposa. Si se produce el divorcio, es probable que sea instigado por el hombre, ya que una mujer divorciada tiene pocas posibilidades de volver a casarse y puede tener dificultades para mantenerse a sĂ­ misma.

Etiqueta

Cuando se saludan, los marroquĂ­es suelen darse la mano y tocar su corazĂłn para mostrar su calidez personal. La segregaciĂłn de los sexos es muy importante en casi todas las situaciones sociales fuera del hogar. SĂłlo las mujeres muy modernas y occidentalizadas son activas en la vida pĂșblica.

En el campo bereber, la apariciĂłn de las mujeres en pĂșblico puede ser un poco mĂĄs comĂșn que en las grandes ciudades. Tradicionalmente, los ancianos son respetados y honrados por toda la comunidad.

Los marroquĂ­es tienen un concepto muy laxo de puntualidad. Las fechas, las citas, las reuniones de negocios y las personas tienden a retrasarse sin preocuparse. Salvar la cara, especialmente en pĂșblico, es de suma importancia y puede llevar a que se cuenten mentiras blancas para cubrir cualquier situaciĂłn potencialmente embarazosa o vergonzosa.

Cuando se producen tensiones, gritar, expresar frustraciĂłn y, en general, crear una escena pĂșblica es aceptable y bastante ordinario.

ReligiĂłn

Creencias religiosas

Casi el 99 por ciento de los marroquíes son musulmanes suníes. Los marroquíes son tolerantes con el pequeño porcentaje de cristianos y judíos que viven en el país, creyendo que adoran al mismo Dios.

Los cinco pilares principales observados por los musulmanes son: hacer una profesiĂłn pĂșblica de fe, orar cinco veces al dĂ­a segĂșn la posiciĂłn del sol, ayunar durante el mes de RamadĂĄn, dar limosna a los necesitados, y hacer una peregrinaciĂłn a La Meca una vez en la vida.

Los marroquíes han añadido algunas características propias al Islam tradicional. Dos de estas características, cuyos orígenes se atribuyen probablemente a las pråcticas religiosas bereberes, son Baraka y Murabitin.

Baraka se refiere al poder espiritual que se manifiesta en la forma de una bendiciĂłn o buena fortuna, similar al concepto de buen karma en el budismo. Murabitin son los individuos que poseen la buena Baraka, similar al concepto de santidad en el catolicismo. Baraka puede contagiar a los individuos que pasan tiempo con Murabitin.

AdemĂĄs, la mayorĂ­a de las aldeas y vecindarios de la medina tienen un adivino que se encargarĂĄ de ofrecer una visiĂłn, proporcionar un remedio o maldecir a alguien. Cuando las noticias viajan de que se estĂĄn llevando a cabo prĂĄcticas paganas, los misioneros musulmanes viajan a la zona para detenerlos y traer a la gente de vuelta al Islam.

Profesionales religiosos

El rey dice ser descendiente del profeta Mahoma, el fundador del Islam. También ocupa el cargo de jefe de estado religioso, y todos los líderes religiosos locales estån subordinados a sus decisiones.

Rituales y lugares sagrados

Pequeños templos en forma de cĂșpula son construidos para los Murabitin despuĂ©s de su muerte, ya que se cree que continĂșan exudando poder espiritual. Las personas que buscan bendiciones, como una mujer que desea quedar embarazada, peregrinan a los templos de Murabitin.

Las mezquitas musulmanas se encuentran en todo el paĂ­s. Tradicionalmente, los extranjeros no musulmanes no pueden entrar en las mezquitas. La Mezquita Hassan II de Casablanca, sin embargo, permite a los extranjeros visitar algunas instalaciones.

La muerte y el mĂĄs allĂĄ

Debido al escaso nĂșmero de mĂ©dicos y clĂ­nicas mĂ©dicas en el paĂ­s, las familias marroquĂ­es se enfrentan con frecuencia a la muerte. SegĂșn el Islam, un cuerpo debe ser enterrado dentro de las veinticuatro horas siguientes a su muerte.

La familia del difunto prepara el cuerpo en casa, tal vez con la ayuda de una persona de la comunidad con experiencia en el cuidado de los muertos. Los hombres son designados para cantar profesiones de fe musulmana mientras llevan el cuerpo al lugar del entierro.

Las mujeres marroquĂ­es visten de blanco durante el perĂ­odo de duelo y, segĂșn la ley islĂĄmica, deben abstenerse de mantener relaciones sexuales durante cuarenta dĂ­as despuĂ©s de la muerte de su cĂłnyuge. Los cuerpos estĂĄn enterrados en el lado derecho con la cabeza hacia el sur, hacia La Meca. En esta posiciĂłn estĂĄn listos para la resurrecciĂłn de AlĂĄ en el DĂ­a del Juicio.

Entonces se decidirå si el alma entrarå en el cielo o en el infierno. Un día o dos después del funeral, se sirve una comida formal mientras se leen en voz alta pasajes del Corån, el libro sagrado del Islam. El espíritu de caridad y el dar son importantes para todos durante el período de condolencia.

Celebraciones seculares

Los marroquíes celebran cada año una serie de fiestas y festivales nacionales. La Fiesta Nacional se celebra el 3 de marzo, en celebración de la llegada al trono del Rey Hassan II en 1961. El 18 de noviembre se celebra el Día de la Independencia, conmemorando el fin del Protectorado francés en Marruecos.

El 6 de noviembre se celebra el DĂ­a de la Marcha Verde para conmemorar la marcha marroquĂ­ hacia el SĂĄhara Occidental en 1975. Entre las fiestas mĂĄs populares se encuentran: el Festival Nacional de Folklore, que se celebra en Marrakech cada junio; el Festival de las Rosas, que se celebra en El Kelaa des M’Gouna cada mayo; y el Festival de la Fecha, que se celebra en Erfoud cada octubre.

Las artes y las humanidades

Soporte para las artes

Los turistas internacionales son los principales partidarios de la mayoría de las artes marroquíes, que incluyen la ceråmica artesanal, las alfombras, las joyas, los tambores y la piedra tallada. Varios museos que exhiben pinturas y esculturas marroquíes cuentan con el apoyo del Estado. Cada año, el Estado concede el Premio Marroquí del Libro y el Gran Premio al Mérito Nacional.

Literatura

Algunas de las figuras mås famosas de las leyendas y la literatura marroquíes son Aisha Qandisha y los Djinns. La leyenda de Aisha Qandisha es la de una bella mujer seductora con las piernas de una cabra, que vive en el lecho de los ríos y en las llamas. Aisha a menudo aparece a los hombres en sueños y puede dejarlos impotentes de por vida.

Los niños marroquĂ­es temen su presencia. SegĂșn las leyendas de los genios, estos espĂ­ritus frecuentan lugares asociados con el agua para hacer travesuras en los asuntos humanos. La tradiciĂłn bereber tiene una larga historia de narraciĂłn de cuentos y canciones.

Artes escénicas

La mĂșsica es muy comĂșn en los festivales o cuando la gente se reĂșne para eventos sociales. Hombres y mujeres cantan mientras se tocan tambores e instrumentos de cuerda, como el lotar y la kamanja.

Las reuniones musicales suelen ir acompañadas de bailes folclĂłricos en grupo. Se cree que las mujeres y las niñas son susceptibles de caer en trance mientras bailan al ritmo del tambor. Los encantadores de serpientes actĂșan para los turistas en las principales ciudades.

Costumbres y tradiciones de Marruecos. đŸ‡Č🇩