Tradiciones y costumbres de Chile

¿Qué tradiciones y costumbres hay en Chile?

Veremos cuáles son las costumbres y tradiciones de Chile, país sudamericano.

tradiciones y costumbres de chile

Gastronomía

La alimentación en la vida diaria

La comida tiene un lugar muy especial dentro de la cultura chilena. Los chilenos normalmente comen cuatro veces al día. La primera comida del día es el desayuno, que en su mayoría consiste en una comida ligera que incluye pan tostado con mantequilla y café instantáneo con leche.

El almuerzo (servido entre la 1:00 y las 2:00 P.M.) es la gran comida del día. Tradicionalmente se sirven dos platos principales. El primer plato puede ser una ensalada de algún tipo.

Una ensalada común es la chilena ensalada, que incluye cebollas rebanadas, tomates picados y pelados, un aderezo de aceite y vinagre, y cilantro fresco (cilantro). El segundo plato generalmente incluye carne de res o pollo, acompañado de vegetales.

Alrededor de las 5:00 de la tarde los chilenos toman una vez, un té de la tarde con pan y mermelada, que a menudo también incluye quesos y palta (aguacates). Una vez, que significa “once”, es evidentemente nombrado después de la hora del té británico-11:00 A.M.

Alrededor de las 9:00 P.M. la mayoría de las familias sirven la cena, que suele ser un solo pero sustancioso plato, la mayoría de las veces acompañado con vino cultivado en los muchos viñedos del Valle Central.

La cocina chilena tiene influencias tanto indígenas como europeas. El plato nacional, porotos granados, por ejemplo, tiene ingredientes característicos de la cocina indígena (maíz, calabaza y frijoles), con aportaciones claramente españolas (cebolla y ajo). Como es de esperar en un país con una costa extremadamente larga, los mariscos tienen un papel destacado en las preferencias culinarias locales.

Los mariscos chilenos tradicionales incluyen locos (abulón), machas (almejas), erizos y cochayuyo (algas). Otra delicia nacional es el caldillo de congrio, una sopa de congrio, tomates, patatas, cebollas, hierbas y especias.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales

Durante las celebraciones del Día de la Independencia (18 de septiembre) los chilenos comen una gran variedad de comida tradicional.

Como aperitivo o primer plato de una comida grande, los chilenos normalmente comen empanadas. Esta pasta de origen español está rellena de carne, queso o marisco, así como de cebolla, pasas y aceitunas. Otro entrante popular es la humitas, que contiene una pasta de maíz blanco, cebollas fritas y albahaca, envuelta en hojas de maíz y cocida en agua hirviendo.

Un segundo plato clásico es el pastel de choclo (“choclo” es la palabra mapuche que significa maíz). Se trata de una cacerola de maíz blanco y ternera cubierta de azúcar y cocinada en su mayoría en platos tradicionales de cerámica negra, hechos a mano en el pequeño pueblo de Pomaire.

También en el Día de la Independencia, se organizan grandes parrilladas (barbacoas) en todo el país. Grandes cantidades de vino, chicha (cerveza de manzana fermentada) y pisco (aguardiente de uva) acompañan las celebraciones.

Etiqueta

La etiqueta chilena no difiere mucho de la de las sociedades occidentales. Aunque los chilenos son en general menos formales que otros latinoamericanos, definitivamente siguen ciertas reglas en las reuniones sociales.

Durante las ocasiones formales, la gente se da la mano de manera restringida, mientras que los buenos amigos pueden darse la mano y abrazarse. Las mujeres chilenas normalmente saludan a sus conocidos (tanto hombres como mujeres) con un beso en la mejilla derecha.

Los chilenos suelen utilizar “usted” para dirigirse a las personas, independientemente del estatus social del interlocutor. También los suegros son respetuosamente tratados con usted y con don o doña antes de su nombre de pila. El “tú” se utiliza en gran medida entre personas que se conocen muy bien y entre los jóvenes, pero se evita cuando se habla con un anciano.

Los chilenos suelen ser bastante puntuales en sus citas de negocios. Sin embargo, cuando se invita a una casa a cenar, se espera que el invitado no se presente antes de unos veinte minutos después de la hora acordada.

Los chilenos son bastante restringidos en los espacios públicos y en los restaurantes y es particularmente malo hablar en voz alta. Los camareros se llaman “señor” y se dirigen a ellos en forma formal “usted”. También se considera imprudente hablar del pasado autoritario, de Pinochet, de las fuerzas armadas, etc., en reuniones sociales, ya que los chilenos están muy divididos sobre estos temas delicados.

Religión

Creencias religiosas

Una gran mayoría de chilenos (73 por ciento) están afiliados a la Iglesia Católica Romana. Alrededor del 15 por ciento de la población se identifica con varios grupos protestantes. Esto incluye anglicanos y luteranos, pero la gran mayoría de los protestantes chilenos (90 por ciento) pertenecen a la Iglesia Pentecostal.

Otro 4 por ciento de la población pertenece a otros grupos religiosos (judíos, musulmanes y ortodoxos griegos), mientras que el 8 por ciento afirma no profesar ninguna religión. Los chilenos respetan profundamente las creencias religiosas de los demás, y la religión rara vez constituye una fuente de conflicto o desacuerdo.

Profesionales religiosos

Las autoridades nacionales de la Iglesia Católica Romana han ejercido históricamente un alto grado de influencia en Chile. Por ejemplo, durante el régimen de Pinochet, el jefe de la Iglesia Católica chilena, el cardenal Raúl Silva Henríquez, adoptó una postura firme contra las violaciones de los derechos humanos cometidas por el gobierno.

La Iglesia también ofreció apoyo legal y protección institucional a muchas personas perseguidas. Tradicionalmente, el clero chileno (compuesto por unos dos mil sacerdotes, la mitad de ellos extranjeros, y cincuenta y cinco mil monjas) ha abrazado firmemente la causa de la justicia social.

Tras la restauración democrática, los obispos chilenos han participado activamente en los debates nacionales sobre el divorcio, el aborto y el papel de la familia en la sociedad moderna.

Rituales y lugares sagrados

En Chile se celebran muchas fiestas y procesiones religiosas populares. Uno de los más coloridos es el Festival de La Tirana. Esta fiesta se celebra durante tres días en julio en el pueblo de La Tirana, a unos 64 kilómetros al interior del puerto norteño de Iquique, cerca del desierto de Atacama.

Esta celebración está fuertemente influenciada por el carnaval de Oruro, Bolivia. Durante las celebraciones, unas 150.000 personas bailan por las calles con coloridos trajes y máscaras del diablo. El Festival de La Tirana es una expresión de la mezcla religiosa entre el catolicismo y las antiguas prácticas indígenas.

El 8 de diciembre, los chilenos celebran la Inmaculada Concepción (de la Virgen María). Durante ese día muchos santiaguinos peregrinan al Santuario de la Virgen de lo Vásquez (a unos 80 kilómetros de Santiago) para mostrar su devoción religiosa. Algunas personas caminan muchos kilómetros de rodillas para mostrar su respeto a la virgen y como recompensa por los favores que ella les ha concedido.

La muerte y el más allá

Los chilenos rinden un gran homenaje a los seres queridos que han fallecido. Después de la muerte se celebra un velatorio y un funeral en una iglesia donde amigos cercanos y la familia extendida asisten al servicio religioso. La mayoría de los chilenos prefieren las tumbas, pero en los últimos años un número creciente de personas optan por ser cremadas.

Es práctica común que cada año, en el aniversario de la muerte, se ofrezca una misa católica en memoria del difunto. El 1 de noviembre, día de Todos los Santos, un gran número de chilenos visitan el cementerio para llevar flores a la tumba de familiares y amigos. La mayoría de los chilenos creen que hay una vida después de la muerte.

Celebraciones seculares

El Día del Trabajo (1 de mayo) es un día festivo nacional. Líderes sindicales y funcionarios del gobierno participan en reuniones de trabajadores que celebran la importancia del trabajo para la nación.

El Día de las Glorias Navales (21 de mayo) conmemora la batalla naval de Iquique de 1879 durante la Guerra del Pacífico, donde el héroe nacional de Chile, el capitán Arturo Prats, perdió la vida en combate naval contra embarcaciones peruanas. En las ciudades costeras, la gente conmemora a Prats y su tripulación abordando pequeños barcos cubiertos con banderas chilenas y arrojando flores al mar.

La celebración de la independencia de Chile en 1810 tiene lugar el 18 de septiembre. Los chilenos salen a la calle a celebrar con bailes folclóricos y platos nacionales. Esta es la celebración secular más importante del país.

El Día de la Raza (12 de octubre) conmemora el descubrimiento de América por Cristóbal Colón y anima el trasfondo español de la cultura chilena. En los últimos años, los grupos indígenas han dejado claro que esta celebración no representa a todos en el país.

En Nochevieja (31 de diciembre) y Año Nuevo (1 de enero), los chilenos se reúnen con sus familias y amigos, normalmente en torno a un asado (barbacoa). Estas fiestas también marcan el inicio de las vacaciones de verano para muchas personas.

El Año Nuevo es tradicionalmente recibido con un espectacular espectáculo de fuegos artificiales en el puerto de Valparaíso que es transmitido por televisión a toda la nación.

Las artes y las humanidades

Soporte para las artes

Hasta hace muy poco tiempo, los artistas chilenos rara vez obtenían apoyo financiero para su trabajo del Estado o de otras instituciones. En 1992 el Ministerio de Educación de Chile creó Fondart, un fondo nacional para el desarrollo del arte y la cultura.

En el período 1992-2000 Fondart ha financiado 3.626 proyectos artísticos con un total de 26 millones de dólares (EE.UU.) y se ha convertido en la principal fuente de financiamiento para las actividades culturales en Chile.

Literatura

La poesía ha sido la forma principal de la literatura chilena. El poema épico La Araucana, escrito en el siglo XVI por el poeta español Alonso de Ercilla, es considerado la primera gran obra literaria de Chile. En esta obra clásica, Ercilla se maravilla de la belleza natural de Chile y expresa su admiración por los valientes indios araucanos.

En el siglo XX dos grandes poetas chilenos fueron galardonados con el Premio Nobel de Literatura. En 1945 Lucila Godoy Alcayaga (quien escribió bajo el seudónimo de Gabriela Mistral) se convirtió en la primera latinoamericana en recibir este premio. Pablo Neruda recibió el premio Nobel en 1971. Ambos poetas expresaron en su obra su amor por la naturaleza y la gente de Chile y el resto de América Latina.

En las décadas de 1980 y 1990 una serie de novelistas chilenos obtuvieron reconocimiento internacional, entre ellos Isabel Allende, Ariel Dorfman, José Donoso, Francisco Coloane, Luis Sepúlveda y Antonio Skarmeta.

Artes gráficas

Las artes gráficas chilenas han estado dominadas por la pintura. Una buena colección de la obra de los principales pintores chilenos desde el siglo XIX se exhibe en el Museo de Bellas Artes y en el Museo de Arte Contemporáneo de Santiago. Pintores del siglo XIX como Pedro Lira y Juan Francisco González muestran paisajes rústicos chilenos y retratos de gente común.

Durante el siglo XX Chile produjo varios pintores que han alcanzado fama fuera del país, particularmente en Europa y Estados Unidos. Por ejemplo, las obras de Nemesio Antúnez, Claudio Bravo y Roberto Matta están presentes en las principales colecciones de arte del mundo.

Artes escénicas

La música folclórica tradicional ofrece lo mejor de las artes escénicas de Chile. Uno de los mejores músicos folclóricos del país ha sido Violeta Parra. Durante las décadas de 1950 y 1960 viajó por el campo chileno para coleccionar música folclórica y comenzó a interpretarla en los círculos artísticos de Santiago.

Su música motivó a muchos artistas jóvenes que a mediados de los años 60 formaron una nueva corriente musical llamada Nueva Canción Chilena. Este fue el inicio de un período fructífero y creativo para la música folclórica chilena.

Artistas como Víctor Jara y Patricio Manns y reconocidos grupos musicales como Inti-Illimani y Quilapayún pertenecen a esta corriente musical. El pianista clásico Claudio Arrau fue el artista más destacado de Chile en el siglo XX.

Comparte las costumbres y tradiciones de Chile. 🇨🇱